▶ Afeitadora Whall

 

Conseguir la afeitadora whall correcta debería ser fácil y sencillo. Después de todo, conseguir un afeitado apurado y cómodo, preferiblemente sin gastar una tonelada de dinero, semeja una expectativa muy razonable. Sin embargo, seleccionar una aceptable afeitadora eléctrica parece ser todo menos sencillo. Esta guía pretende cambiar todo eso redefiniendo la forma de emprender esta cuestión. Precisamente, empezaremos por ti y desde ahí vamos a llegar a las afeitadoras propiamente dichas.

 

Una de las principales resoluciones a la hora de obtener una nueva afeitadora whall es decantarse por un modelo de láminas o uno rotativo. Ambas tienen virtudes, según el género de piel, el crecimiento del pelo y la frecuencia de afeitado. Para guiarte a comprender las diferencias entre ambas, a continuación enumeramos ciertas de sus ventajas.

Para varias personas, la utilización de una afeitadora eléctrica en vez de una manual significa menos raspones y cortes, y no hay golpes de afeitado. Para otros, la elección de utilizar una afeitadora eléctrica se reduce sencillamente a la rapidez y la comodidad, puesto que pueden utilizarse en seco o en húmedo, con o sin crema de rasurar. Sea como sea tu situación en el espectro de expectativas de afeitado, seguro que hay una afeitadora whall que puede satisfacer o superar tus pretensiones de aseo.

Las afeitadoras eléctricas son cómodas y más simples de emplear que las manuales. Pueden venir con una secuencia de especificaciones como múltiples cabezales de afeitado, cabezales de refrigeración, vibración sónica y sensores de afeitado que determinan las diferencias en la densidad de la barba y modifican la fuerza en consecuencia. Para la mayor parte de los hombres, va a llegar un instante en el que deberán afeitarse. Esta clase de gadgets pueden usarse para recortar casi todo tipo de vello, aun en el cuerpo y la cara. Además, reducen sensiblemente la necesidad de emplear las maquinillas de rasurar tradicionales.

 

Aun la afeitadora whall más fiable necesitará en algún instante la sustitución de las cuchillas, tanto si eliges una afeitadora rotativa como una de láminas. Deberías mudarlas al menos una vez al año, si no antes.

Como en todo, cuanto mejor sea la marca que deseas, más alto será el precio. O pagas por una afeitadora asequible que deberás substituir de forma frecuente, o por un producto más costoso que te durará más tiempo.

Si bien la mayoría de las afeitadoras eléctricas son lavables para facilitar su limpieza, no todas tienen la posibilidad de usarse cerca del agua. Verifica que tu afeitadora está etiquetada como húmeda/seca antes de meterla en la ducha. Sea cual sea el modelo que elijas, cerciórate de leer las instrucciones de mantenimiento. Tienen la posibilidad de variar bastante de una marca a otra. Si sostienes la afeitadora limpia y sustituyes la lámina o los cabezales de corte (normalmente cada 12-18 meses), tu afeitadora eléctrica debería perdurar fácilmente entre cinco y siete años, que es asimismo la garantía de las afeitadoras de alto rango de Braun.