▶ Escurreplatos 86 Cm

 

Aquí tienes mi resumen de los mejores escurreplatos sobre el fregadero para tu cocina. Además, compartiré mis consejos y mi guía de compra para seleccionar el escurreplatos 86 cm adecuado.

 

Un escurreplatos 86 cm sobre el fregadero puede ser la solución. Cuando la vajilla se moja, puede generarse moho e incluso poner en riesgo la salud. De ahí que, tener el escurreplatos adecuado es vital, pero asimismo un tanto complicado. Tienes que meditar en todo tipo de factores, como el material, el diseño y el tamaño. Entonces, considera si deseas que drene o recoja el agua de escorrentía.

Si vives solo o con tu pareja, es probable que poseas menos platos que lavar. En un caso así, un escurridor de platos más pequeño va a ser bastante. No obstante, si se trata de una familia, deberías adquirir un escurreplatos grande en el que quepan con comodidad varios platos, tazas y cubiertos. Ciertos escurreplatos también proponen un espacio para secar ollas y sartenes.

Si tienes ranuras al lado de tu fregadero, probablemente no precises un sistema de desagüe. Puedes colocar el escurridor de platos junto al fregadero y dejar que el agua gotee en las ranuras y se mueva hacia el fregadero. Si tienes un espacio liso en la encimera a los dos lados del fregadero, conviértete en con un escurridor con sistema de desagüe. Así evitarás que se forme un embrollo de agua en la encimera, que puede dañarla.

 

Antes de comprar, ten en cuenta que no se trata sólo de su aspecto, sino debes meditar en las encimeras de tu cocina y en el espacio del que dispones. Si sueles fregar bastante, un escurreplatos de 2 pisos te evitará ocupar bastante espacio. O, si sólo precisas chorrear tazas y vasos, a veces un tapete puede ser menos intrusivo. Si tienes un lavaplatos, solo necesitarás espacio para todo lo que no sea capaz para lavaplatos (si bien contribuye a tener suficiente espacio para una carga completa cuando el lavavajillas ahora está lleno).

Los escurreplatos metálicos suelen ser mucho más abiertos, lo que deja que el aire circule para secar los objetos mucho más de manera rápida. Asimismo ofrecen un mejor soporte para la vajilla y los vasos, con lo que deberían mantenerse seguros mientras que se secan. Entre los inconvenientes del metal es que puede rayar los elementos delicados, como sartenes o platos destacables. Esto es especialmente cierto en la situacion del acero inoxidable, que es mucho más rígido y no posee flexibilidad.