▶ Escurreplatos Antiguos

 

Cada día de nuestra vida trae consigo nuevas ocupaciones, desafíos y otras tareas que acostumbramos a llevar a cabo de forma rutinaria. Lavar los platos y secarlos, usando una toalla, un trozo de tela o dejando que se sequen solos, son ciertas ocupaciones que son inevitables, de la misma comer y reposar.¿Cómo puedes cerciorarte de que tus platos estén limpios, secos y preparados para ser usados la próxima vez que prepares una comida? Ya que bien, el mejor escurreplatos antiguos resulta muy útil.

 

Un escurreplatos antiguos sobre el fregadero puede ser la solución. Cuando la vajilla se moja, puede generarse moho e incluso poner en riesgo la salud. Por eso, tener el escurreplatos adecuado es escencial, pero asimismo un tanto difícil. Tienes que meditar en toda clase de componentes, como el material, el diseño y el tamaño. Luego, considera si quieres que drene o recoja el agua de escorrentía.

Si vives solo o con tu pareja, es probable que tengas menos platos que lavar. En ese caso, un escurridor de platos más pequeño va a ser suficiente. No obstante, si hablamos de una familia, deberías adquirir un escurreplatos grande en el que quepan cómodamente múltiples platos, tazas y cubiertos. Algunos escurreplatos también proponen un espacio para secar ollas y sartenes.

Un escurreplatos polivalente se adapta bien a diferentes ocasiones. Algunos son extensibles, ofreciendo más espacio en el momento en que tiene más platos que secar. Otros tienen un estante para platos que se pliega para acomodar las cacerolas. Otros dejan sacar distintas elementos del escurridor, como el porta cubiertos o el portavasos, en función de sus pretensiones.

 

Antes de comprar, ten presente que no se habla sólo de su aspecto, sino que debes meditar en las encimeras de tu cocina y en el espacio del que dispones. Si acostumbras a fregar mucho, un escurreplatos de 2 pisos te evitará ocupar bastante espacio. O, si sólo precisas chorrear tazas y vasos, en ocasiones un tapete puede ser menos intrusivo. Si tienes un lavavajillas, sólo precisarás espacio para todo cuanto no sea apto para lavaplatos (si bien asiste para tener suficiente espacio para una carga completa en el momento en que el lavavajillas ahora está lleno).

Las rejillas metálicas son fuertes y tienden a ser más finas, pero busca una que no se corroa, ya que al final de cuenta va a tener agua encima. Los aparadores de plástico son muy fáciles de adecentar, así que si optas por el plástico, busca una oferta durable que esté hecha para perdurar.