▶ Escurreplatos Balvi

 

Para algunos, la mejor parte de lavar los platos a mano es ver de qué manera se secan todos los platos, utensilios y vasos pues significa que has terminado el trabajo. Pero tanto si amas tal y como si odias esta tarea, si tienes un lavaplatos o no (ten en cuenta que no todos y cada uno de los platos están permitidos para el lavaplatos ), necesitas un óptimo escurreplatos balvi que pueda secar tus platos y que no deje charcos de agua por toda la encimera. Al fin y al cabo, es probable que lo utilices todos los días. Y si tiene un espacio limitado para secar los platos en la encimera, tener uno que logre ponerse en el fregadero o que se logre plegar y ocultar fácilmente puede evitar que se estruje las manos con la vajilla.

 

En primer lugar, tienes que tener en consideración el tamaño de tu hogar. Si tu familia es de 2 personas, puedes conformarte con un pequeño estante compacto. Pero si tienes mucho más de 5 personas en tu casa, tendrás que buscar modelos más grandes. También debes tener en consideración la frecuencia con la que cocinas y lavas los platos. Además, si disfrutas ordenar cenas o cocinar, precisarás toda la aptitud que consigas conseguir.

Si vives solo o con tu pareja, probablemente poseas menos platos que lavar. En un caso así, un escurridor de platos más pequeño será suficiente. No obstante, si hablamos de una familia, deberías conseguir un escurreplatos grande en el que quepan de manera cómoda varios platos, tazas y cubiertos. Ciertos escurreplatos asimismo ofrecen un espacio para secar ollas y sartenes.

Los diferentes escurreplatos tienen diferentes sistemas de drenaje. Algunos tienen una tabla bajo el escurridor que se inclina por un lado para regentar el agua hacia el fregadero. Otros tienen un pico que se puede abrir para dejar salir el agua.

 

Al conseguir un escurreplatos balvi hablamos de algo mucho más que la capacidad. ¿Cuánto espacio ocupa el escurreplatos? Asegúrate de que has medido bien tu fregadero y tu encimera antes de comprarlo. Algunos escurreplatos tienen un diseño capaz que les permite albergar más de lo que cabría esperar en un espacio reducido. Al paso que otros escurreplatos no son tan prácticos, conque asegúrate de ver con ojo crítico.

Los escurreplatos metálicos tienden a ser mucho más abiertos, lo que deja que el aire circule para secar los elementos mucho más velozmente. Asimismo ofrecen un mejor soporte para la vajilla y los vasos, por lo que deberían mantenerse seguros mientras se secan. Entre los problemas del metal es que puede rayar los elementos delicados, como sartenes o platos particulares. Esto es singularmente cierto en el caso del acero inoxidable, que es más recio y no posee elasticidad.