▶ Escurreplatos Bauhaus

 

Cada día de nuestra vida trae consigo novedosas ocupaciones, retos y otras tareas que solemos llevar a cabo de manera rutinaria. Lavar los platos y secarlos, utilizando una toalla, un trozo de lona o dejando que se sequen solos, son algunas de las ocupaciones que son inevitables, de la misma comer y dormir.¿Cómo puedes cerciorarte de que tus platos estén limpios, secos y preparados para ser empleados la próxima vez que prepares una comida? Ya que bien, el mejor escurreplatos bauhaus resulta realmente útil.

 

En primer lugar, tienes que tener en consideración el tamaño de tu hogar. Si tu familia es de 2 personas, puedes conformarte con un pequeño estante sólido. Pero si tienes más de 5 personas en tu casa, deberás buscar modelos más grandes. Asimismo debes tomar en consideración la frecuencia con la que cocinas y lavas los platos. Además, si te gusta ordenar cenas o cocinar, precisarás toda la capacidad que puedas conseguir.

Pero el mayor inconveniente puede ser dónde colocar el escurreplatos bauhaus en tu cocina minimalista. No querrás desordenar tus encimeras. Conque es hora de mudar a un escurreplatos sobre el fregadero.

Los distintos escurreplatos tienen distintas sistemas de drenaje. Algunos tienen una tabla debajo del escurridor que se inclina por una parte para regentar el agua hacia el fregadero. Otros tienen un pico que se puede abrir para dejar salir el agua.

 

Al conseguir un escurreplatos bauhaus hablamos de algo más que la capacidad. ¿Cuánto espacio ocupa el escurreplatos? Cerciórate de que has medido bien tu fregadero y tu encimera antes de comprarlo. Algunos escurreplatos tienen un diseño capaz que les permite albergar más de lo que cabría esperar en un espacio achicado. Al tiempo que otros escurreplatos no son tan prácticos, conque asegúrate de mirar con ojo crítico.

Los escurreplatos metálicos tienden a ser mucho más abiertos, lo que permite que el aire circule para secar los elementos más de manera rápida. Asimismo proponen un mejor soporte para la vajilla y los vasos, con lo que deberían permanecer seguros mientras que se secan. Entre los inconvenientes del metal es que puede rayar los objetos delicados, como sartenes o platos particulares. O sea singularmente cierto en el caso del acero inoxidable, que es mucho más recio y no tiene elasticidad.