▶ Escurreplatos Cesped

 

Tanto si estas buscando funcionalidad como si deseas algo que combine con el aspecto de tu cocina, hemos seleccionado los más destacados escurreplatos y escurridores para que lavar los platos sea lo mucho más simple viable. Vea nuestras mejores escojas ahora, con nuestro producto estrella, el escurreplatos cesped.

 

Primeramente, debes tener en cuenta el tamaño de tu hogar. Si tu familia es de 2 personas, puedes conformarte con un pequeño estante sólido. Pero si tienes más de 5 personas en tu casa, tendrás que buscar modelos más grandes. Asimismo debes tomar en consideración la frecuencia con la que cocinas y lavas los platos. Además, si te gusta organizar cenas o cocinar, necesitarás toda la capacidad que logres hallar.

Si vives solo o con tu pareja, probablemente tengas menos platos que lavar. En ese caso, un escurridor de platos más pequeño será suficiente. No obstante, si hablamos de una familia, deberías conseguir un escurreplatos grande en el que quepan con comodidad varios platos, tazas y cubiertos. Ciertos escurreplatos asimismo proponen un espacio para secar ollas y sartenes.

Si tienes ranuras al lado de tu fregadero, probablemente no precises un sistema de desagüe. Puedes poner el escurridor de platos al lado del fregadero y dejar que el agua gotee en las ranuras y fluya hacia el fregadero. Si tienes un espacio liso en la encimera a los dos lados del fregadero, conviértete en con un escurridor con sistema de desagüe. De esta manera evitarás que se forme un embrollo de agua en la encimera, que puede dañarla.

 

Para aquellos a los que les gusta que su cocina parezca una salón de exposiciones, un escurreplatos plegable le permitirá fingir que la colada nunca existió una vez que se haya secado. Además de esto, los plegables son menos propensos a la acumulación de cal o mugre, en tanto que no quedan con agua estancada después de almacenar la vajilla.

Tienes que buscar un escurreplatos cesped que sea duradero, simple de adecentar y que requiera poco mantenimiento. Además, no debería oxidarse, descolorarse o desfigurarse con el tiempo. Los escurreplatos de plástico suelen ser más económicos, pero de manera frecuente son mucho más enclenques y no duran mucho.