▶ Escurreplatos Para Mueble De 90 Cm

 

Para algunos, la mejor una parte de lavar los platos a mano es ver de qué forma se secan todos y cada uno de los platos, utensilios y vasos pues significa que has terminado el trabajo. Pero tanto si amas como si detestas esta labor, si tienes un lavavajillas o no (recuerda que no todos los platos están permitidos para el lavavajillas ), precisas un óptimo escurreplatos para mueble de 90 cm que pueda secar tus platos y que no deje charcos de agua por toda la encimera. Al final de cuenta, es probable que lo uses todos los días. Y si tiene un espacio limitado para secar los platos en la encimera, tener uno que logre ponerse en el fregadero o que se logre plegar y esconder fácilmente puede eludir que se estruje las manos con la vajilla.

 

En primer lugar, tienes que tener en cuenta el tamaño de tu hogar. Si tu familia es de 2 personas, puedes conformarte con un pequeño estante sólido. Pero si tienes más de 5 personas en tu casa, deberás buscar modelos más grandes. Asimismo tienes que tener en consideración la frecuencia con la que cocinas y lavas los platos. Además de esto, si te gusta organizar cenas o cocinar, precisarás toda la capacidad que consigas hallar.

Pero el mayor inconveniente puede ser dónde colocar el escurreplatos para mueble de 90 cm en tu cocina minimalista. No desearás revolver tus encimeras. Así que es hora de cambiar a un escurreplatos sobre el fregadero.

Los distintos escurreplatos tienen distintas sistemas de drenaje. Algunos tienen una tabla debajo del escurridor que se inclina por un lado para dirigir el agua hacia el fregadero. Otros tienen un pico que se puede abrir para dejar salir el agua.

 

Para esos a los que les agrada que su cocina parezca una salón de exposiciones, un escurreplatos plegable le permitirá fingir que la colada nunca existió cuando se haya secado. Además, los plegables son menos propensos a la acumulación de cal o suciedad, en tanto que no quedan con agua atascada tras almacenar la vajilla.

Las rejas metálicas son fuertes y tienden a ser mucho más finas, pero busca una que no se corroa, ya que al fin y al cabo tendrá agua encima. Los estantes de plástico son muy simples de limpiar, así que si optas por el plástico, busca una oferta duradera que esté hecha para perdurar.