▶ Escurreplatos PequeñO

 

Un escurreplatos pequeño es un factor esencial en la cocina, pero a menudo se pasa por prominente. Pero hallar el escurreplatos adecuado puede ser un reto engañoso. Singularmente en el momento en que se tiene una cocina pequeña y un espacio con limite en la encimera.

 

Un escurreplatos pequeño sobre el fregadero puede ser la solución. Cuando la vajilla se humedece, puede producirse moho e inclusive poner en riesgo la salud. Por eso, tener el escurreplatos adecuado es vital, pero también un tanto difícil. Tienes que meditar en todo tipo de causantes, como el material, el diseño y el tamaño. Entonces, considera si deseas que drene o recoja el agua de escorrentía.

El más destacable escurreplatos pequeño sobre el fregadero te ahorrará espacio y simplificará el lavado de los platos. Maximiza la capacidad de la vajilla y reduce el espacio que ocupa. Te aportará tranquilidad : no querrás meditar bastante en una tarea que realizas a diario.

Si tienes ranuras junto a tu fregadero, probablemente no precises un sistema de desagüe. Puedes colocar el escurridor de platos junto al fregadero y dejar que el agua gotee en las ranuras y se mueva hacia el fregadero. Si tienes un espacio liso en la encimera a ambos lados del fregadero, conviértete en con un escurridor con sistema de desagüe. Así evitarás que se forme un lío de agua en la encimera, que puede dañarla.

 

Para esos a los que les agrada que su cocina parezca una salón de exposiciones, un escurreplatos plegable le permitirá fingir que la colada nunca existió cuando se haya secado. Además de esto, los plegables son menos propensos a la acumulación de cal o suciedad, ya que no quedan con agua estancada después de almacenar la vajilla.

Debes buscar un escurreplatos pequeño que sea duradero, simple de adecentar y que requiera poco mantenimiento. Además, no debería oxidarse, descolorarse o desfigurarse con el tiempo. Los escurreplatos de plástico suelen ser más baratos, pero de manera frecuente son mucho más endebles y no duran mucho.