▶ Escurreplatos Plastico

 

Esta guía no sólo te da los más destacados rejas para secar platos, sino también te explica las distintas maneras de limpiar y secar sus escurridores, tal como los diferentes factores que debes tomar en consideración para hallar el escurreplatos plastico ideal para secar platos.

 

Entonces, ¿qué hay que buscar en este escurreplatos plastico indispensable de la cocina? Bueno, primeramente, hay opciones para usar sobre una zona de escurrido que existe, pero hemos incluido algunas opciones estupendas si su fregadero no posee tabla de secado. A continuación, tienes que tener en cuenta si dejarás su nueva reja de secado junto al fregadero o deseas una que se pliegue. Si es lo primero, el aspecto es una consideración esencial.

El mejor escurreplatos plastico sobre el fregadero te ahorrará espacio y simplificará el lavado de los platos. Maximiza la capacidad de la vajilla y disminuye el espacio que ocupa. Te aportará tranquilidad : no desearás meditar demasiado en una labor que realizas a diario.

Un escurreplatos versátil se amolda bien a diferentes ocasiones. Algunos son ampliables, ofreciendo mucho más espacio en el momento en que tiene mucho más platos que secar. Otros tienen un estante para platos que se pliega para ordenar las cacerolas. Otros dejan sacar distintas componentes del escurridor, como el porta cubiertos o el portavasos, en función de sus necesidades.

 

Antes de comprar, ten presente que no se habla solo de su aspecto, sino tienes que pensar en las encimeras de tu cocina y en el espacio del que dispones. Si sueles fregar bastante, un escurreplatos de dos pisos te evitará ocupar demasiado espacio. O, si solo necesitas chorrear tazas y vasos, a veces un tapete puede ser menos intrusivo. Si tienes un lavavajillas, solo precisarás espacio para todo lo que no sea apto para lavavajillas (aunque contribuye a tener suficiente espacio para una carga completa cuando el lavaplatos ahora está lleno).

Tienes que buscar un escurreplatos plastico que sea duradero, fácil de limpiar y que requiera poco cuidado. Además de esto, no debería oxidarse, decolorarse o desfigurarse con el tiempo. Los escurreplatos de plástico tienden a ser mucho más económicos, pero a menudo son más enclenques y no duran bastante.