▶ Escurreplatos Plegable Doble Toyma

 

Un escurreplatos plegable doble toyma es un elemento fundamental en la cocina, pero de forma frecuente se pasa por alto. Pero conseguir el escurreplatos conveniente puede ser un reto engañoso. En especial en el momento en que se tiene una cocina pequeña y un espacio limitado en la encimera.

 

Un escurreplatos plegable doble toyma sobre el fregadero puede ser la solución. Cuando la vajilla se humedece, puede producirse moho e incluso poner en riesgo la salud. Por eso, tener el escurreplatos adecuado es escencial, pero asimismo un poco complicado. Tienes que pensar en todo tipo de factores, como el material, el diseño y el tamaño. Luego, considera si quieres que drene o recoja el agua de escorrentía.

Pero el mayor problema puede ser dónde colocar el escurreplatos plegable doble toyma en tu cocina minimalista. No querrás revolver tus encimeras. Conque es hora de cambiar a un escurreplatos sobre el fregadero.

Si tienes ranuras al lado de tu fregadero, probablemente no necesites un sistema de desagüe. Puedes poner el escurridor de platos junto al fregadero y dejar que el agua gotee en las ranuras y fluya hacia el fregadero. Si tienes un espacio liso en la encimera a los dos lados del fregadero, conviértete en con un escurridor con sistema de desagüe. De esta manera evitarás que se forme un lío de agua en la encimera, que puede dañarla.

 

Para aquellos a los que les agrada que su cocina parezca una sala de exposiciones, un escurreplatos plegable le dejará fingir que la colada jamás existió cuando se haya secado. Además, los plegables son menos propensos a la acumulación de cal o mugre, puesto que no quedan con agua atascada tras almacenar la vajilla.

Los escurreplatos metálicos suelen ser mucho más libres, lo que permite que el aire circule para secar los elementos mucho más rápidamente. Asimismo ofrecen un mejor soporte para la vajilla y los vasos, por lo que deberían mantenerse seguros mientras que se secan. Uno de los inconvenientes del metal es que puede rayar los objetos delicados, como sartenes o platos especiales. Esto es singularmente cierto en la situacion del acero inoxidable, que es más recio y no posee elasticidad.