▶ Escurreplatos Silicona Plegable

 

Tanto si buscas ocupación tal y como si deseas algo que combine con el aspecto de tu cocina, hemos elegido los más destacados escurreplatos y escurridores a fin de que lavar los platos sea lo más sencillo posible. Vea nuestras mejores selecciones a continuación, con nuestro producto estrella, el escurreplatos silicona plegable.

 

Un escurreplatos silicona plegable sobre el fregadero puede ser la solución. Cuando la vajilla se moja, puede producirse moho e inclusive poner en peligro la salud. Por eso, tener el escurreplatos adecuado es escencial, pero asimismo un tanto complicado. Tienes que pensar en todo tipo de causantes, como el material, el diseño y el tamaño. Entonces, considera si quieres que drene o recoja el agua de escorrentía.

Si vives solo o con tu pareja, es probable que poseas menos platos que lavar. En ese caso, un escurridor de platos mucho más pequeño va a ser bastante. Sin embargo, si hablamos de una familia, deberías conseguir un escurreplatos grande en el que quepan cómodamente múltiples platos, tazas y cubiertos. Ciertos escurreplatos también proponen un espacio para secar ollas y sartenes.

Un escurreplatos polivalente se amolda bien a diferentes ocasiones. Ciertos son ampliables, proporcionando más espacio en el momento en que tiene más platos que secar. Otros tienen un estante para platos que se pliega para acomodar las cacerolas. Otros permiten sacar diferentes componentes del escurridor, como el porta cubiertos o el portavasos, en función de sus necesidades.

 

Para esos a los que les agrada que su cocina parezca una sala de exposiciones, un escurreplatos plegable le dejará fingir que la colada jamás existió en el momento en que se haya secado. Además, los plegables son menos propensos a la acumulación de cal o mugre, en tanto que no quedan con agua atascada después de almacenar la vajilla.

Debes buscar un escurreplatos silicona plegable que sea duradero, simple de adecentar y que requiera poco cuidado. Además, no debería oxidarse, decolorarse o desfigurarse transcurrido un tiempo. Los escurreplatos de plástico tienden a ser más económicos, pero con frecuencia son mucho más enclenques y no duran mucho.