▶ Fundas Para Colchones

Localizar un nuevo colchón puede ser un proceso raro y frustrante. La elección de los fundas para colchones en función de la composición del material, el precio y otros causantes requiere una intensa investigación del producto, una labor nada simple si se tiene en cuenta que cientos de fabricantes y minoristas ofrecen colchones nuevos online y en tiendas físicas.

 

Hay muchos componentes que afectan a la vida útil de un colchón. Ciertos géneros de colchones, como los de látex y los de cama de aire, son más duraderos que otros y menos susceptibles de sufrir desgaste. Los hábitos de sueño son otro aspecto a tener en cuenta, ya que un colchón que se utiliza noche tras noche se deteriorará mucho más rápido que uno que se emplea con menos frecuencia. Sin embargo, la regla general es que hay que cambiar el colchón cada siete años, con independencia del tiempo que la cama esté cubierta por la garantía.

Tanto si deseas substituir el colchón que has utilizado desde la facultad tal y como si una cama más cara te semeja más correcta que tu modelo actual, a veces es bueno actualizar tu colchón si bien no sea necesario. No es de extrañar que aproximadamente dos tercios de los dueños de colchones declaren un mayor grado de satisfacción tras substituir su antiguo colchón por un modelo mucho más caro.

 

Todo el mundo tiene su posición preferida para dormir. Las diferentes situaciones tienen diferentes pretensiones de acompañamiento, con lo que tu colchón ideal va a depender de si duermes de lado, boca arriba, boca abajo o de manera combinada. Por norma general, los que duermen boca abajo y boca arriba prefieren colchones mucho más firmes y menos conformes, al paso que los fundas para colchones mucho más blandos o conformes son idóneos para apoyar a los que duermen de lado.

Si la regulación de la temperatura es un aspecto esencial para ti, considera la posibilidad de elegir un estilo de colchón híbrido o de muelles interiores. Estos dejan una mayor circulación del aire y dejan reposar considerablemente más fresco.

En pocas palabras, la solidez se refiere a lo duro o blando que es un colchón. Si bien parezca una cuestión fácil de contestar, saber la firmeza de una cama (y la solidez que tu, el durmiente, necesitas ) puede ser bastante difícil. Esto se debe a que la sensación y la solidez de un colchón dependen de sus definiciones personales de despacio, medio y estable, así como de su tipo de cuerpo, peso y tamaño específicos.